¿Sabías que...?

...Miguel de Cervantes, el manco de Lepanto, no perdió su mano izquierda, sino que se le anquilosó al perder el movimiento de la misma cuando un trozo de plomo le seccionó un nervio.

Al parecer no fueron heridas muy graves y pudo reanudar su vida militar meses después.

Fuente: Wikipedia

No hay comentarios: