La anguila guineana

Vamos a recordar a ese héroe nacional (de Guinea Ecuatorial) que consiguió participar en los Juegos Olímpicos de Sidney en el 2000 en la disciplina de natación de los 100 metros libres.



Algunos se preguntarán que cómo es posible que llegase a participar si casi se ahoga al final. En estos juegos existía un sistema que permitía la participación de deportistas que provenían de paises en vías de desarrollo. Con este sistema no era necesario cumplir con los tiempos mínimos asi que nuestro amigo Eric Moussambani consiguió entrar en la competición.
Llegadas las eliminatorias se enfrentó con otros dos nadadores que fueron aceptados del mismo modo en la competición pero fueron descalificados por falsa salida (como se puede apreciar en el vídeo). A nuestro héroe solo le quedó la opción de enfrentarse él solito a 50 metros de agua en línea recta hacia el frente y luego, en sentido contrario, hacia el punto desde el que partió.
Estamos hablando de un señor que a sus 22 años jamás había visto antes una piscina con esas dimensiones y que tan solo hacía ocho meses había comenzado a aprender a nadar en una piscina de 22 metros. Ante esta épica proeza sus palabras de victoria fueron:
Los últimos quince metros han sido muy difíciles

Para que os hagáis una idea, le cronometraron 112,72 segundos. Esta marca viene a ser más del doble que la de sus competidores más rápidos e incluso más lenta que la de 200 metros.

Pero él lo consiguió.

No hay comentarios: