¡¡¡Campeones!!!

Antes del partido: pesimismo unos, optimismo otros, esperanza todos.
Durante el partido: miedo, alegría (un gol), nervios, impaciencia, algún que otro susto.
Y con el 0-1 ya definitivo: euforia, alegría y orgullo.
¡Vaya partidazo!

Desde el año 1964 no había ganado España un campeonato europeo de fútbol. Hoy tocaba ganar y así ha sido.
Esto lo redacta una persona a la que el fútbol no le quita el sueño. Incluso muchas veces le parece aburrido. Pero este domingo 29 de junio del 2008 no es el caso. Hoy ha sido un día en que el orgullo español -ese orgullo que solo surge cuando hay guiris de por medio- ha hecho que el fútbol tome la suficiente importancia como para que deje a un lado cualquier otra cosa.
No solo ha ganado la selección española, sino que ha ganado cualquier persona que se sienta español. Por este motivo y sin extenderme más, que para eso está la prensa especializada, no puedo decir otra cosa más que:
¡Enhorabuena!

No hay comentarios: