Cosas que se aprenden en una caja de galletas

A Tomasín, que tiene 12 años, y está en 2º de Primaria, le han mandando como deberes para mañana explicar por qué se extinguieron los dinosaurios. En lugar de buscar en su libro de Ciencias de la Naturaleza (Naturales de toda la vida), está usando el libro de Historia, pero una pregunta de tal calibre se escapa de su nivel de razonamiento. Ante la frustración, se marcha a la despensa a zamparse lo primero que pille.
La sobredosis de azúcar provocada por la ingestión masiva de galletas de cierta marca, le dará la solución al problema:


Gracias a las alucinaciones, Tomasín sacará mañana un 10. Porque, como todo el mundo sabe, los dinosaurios se extinguieron porque no desayunaban.

Frases

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo
-Albert Einstein

Saber, ganar y...

¡Juanjo Cardenal! ¿Qué rostro tendrá esa voz que hace las preguntas de Saber y Ganar? Tanto tiempo sin conocer su rostro, es casi tan intrigante como ver el del Dr. Gang.



No sé vosotros, pero yo me lo imaginaba más joven.
También es cierto que de esto hace ya algún tiempo, pues el vídeo es de febrero del 2007, pero seguro que muchos no lo habréis visto antes. Por si acaso queda alguna duda, aquí os dejo con una fotografía.

Otra incógnita despejada en el panorama televisivo.

Ford Escroto TD

Aquí os presento el nuevo prototipo de la casa Ford, el fabuloso modelo ESCROTO:

-Haz clic en la imagen para contemplar el modelo en todo su esplendor-

Una verdadera maravilla entre los coches, de los mejores en su campo, capaz de aguantar escarchazos como el que se aprecia en la foto. Aunque luego no había cojones para arrancar el motor, pero eso es lo de menos.
¿No os da envidia un coche con tanta clase y estilo? ¿A que ningún ricachón tiene uno de estos? Normal... ¡este coche no se lo dan a cualquiera!
Si alguno ve un ESCROTO DE TORERO por la calle, que sepa que es la gama más alta del modelo (o eso, o que he ido al desguace a por más letras...).

El fantasma nocturno de St. Trond

Este verano pasado fuimos de viaje a Londres. Una ciudad en la que hay tantísimos museos y de temática tan variada que en la semanita que estuvimos allí no nos dio tiempo de visitarlos todos. Sin embargo, uno de los que vimos en el mapa de la capital me llamó especialmente la atención. El Imperial War Museum es un museo militar dedicado especialmente a las guerras del siglo XX en adelante, donde hay unas exposiciones magníficas con objetos reales tanto de la Primera Guerra Mundial como de la Segunda. Allí podemos encontrar una máquina enigma, el uniforme de las SS de Himmler, un misil V2 con sus 14 metros de altura, aviones, tanques... un sinfín de trozos de Historia.

Ya dentro, en una de las vitrinas de los expositorios nos fijamos en un objeto muy curioso. Era el timón de cola de un caza Messerschmitt donde había pintados nada más y nada menos que 121 aviones. ¿Qué significaría esto? -nos preguntamos-. La respuesta era fácil, aparte de que lo ponía debajo en una placa:
Haz clic en la imagen para ampliarla
Tail fin from the Messerschmitt Me110 night-fighter flown by Major Heinz-Wolfgang Schnaufer. The fin records his 121 'kills', the greatest number on one night being nine on 21 February 1945.

Timón de cola del caza nocturno Messerschmitt Me110 del Mayor Heinz-Wolfgang Schnaufer. El timón tenía grabado sus 121 'muertes', el mayor número en una noche fueron nueve el 21 de Febrero de 1945.

Investigando un poco, podemos observar que el Mayor Schnaufer está considerado como uno de los diez mejores pilotos nocturnos de todos los tiempos. Con 17 años entró en la Luftwaffe y en octubre de 1944, con 22 años, ya contaba con cien victorias sobre sus enemigos. Con este número de bajas del bando aliado fue galardonado con la condecoración más alta, la Cruz de Caballero con Diamantes. Su audacia le valió el apodo por parte de los aliados de "the night ghost of St. Trond" que en castellano viene a decir "el fantasma nocturno de la ciudad belga de Sint-Truiden".


Durante toda la guerra pilotó el mismo avión, uno de los Messerschmitt Me110 como el que podemos ver en este video:


Finalmente fue capturado por los británicos al final de la guerra y puesto en libertad unos meses después. En su retiro, recuperó el negocio vinícola familiar en el que le acompañó la fortuna hasta que murió en un accidente en un coche deportivo con tan solo 28 años.

Haz clic en la imagen para verla ampliada
Si la cifra de 121 aviones abatidos impresiona, también debo comentar que hubo otro piloto que obtuvo 352 derribos, Enrich Hartmann, pero eso es otra historia (y la foto que ha motivado estas líneas es la de la cola del caza de Schnaufer).

Fuentes y más información en:
Wikipedia, taringa.net, pilotosdelaluftwaffe